Tal como respiras, vives

No se puede enseñar a respirar porque no se puede enseñar lo que ya se sabe; el cuerpo sabe como respirar, es la mente la que bloquea el proceso. Los desequilibrios que nacen en la mente acaban cristalizando en el cuerpo, por lo tanto, tenemos que equilibrar nuestra mente.

La tradición nos ha dejado un gran regalo, el Pranayama, donde Prana = energía vital y Yama = regulación.

"Respira profundamente y vivirás profundamente"

Os dejamos un ejercicio de Pranayama que está dentro de la familia de ejercicios equilibrantes.

NADI SHODHANA

Con este ejercicio conseguirás, entre otros, los siguientes beneficios:

  • Reducción del estrés y la ansiedad
  • Armonización de los dos hemisferios del cerebro
  • Purificación de los canales energéticos del cuerpo
  • Silenciar la mente

Ejercicio

  • Sentado, en el suelo o en una silla
  • Mano izquierda relajada sobre la rodilla
  • Colocas dedos índice y corazón de la mano derecha en el entrecejo. El dedo pulgar servirá para tapar la fosa nasal derecha y el dedo anular tapará la izquierda
  • Tapas fosa nasal derecha y espiras por la izquierda. Inhala izquierda, tapas fosa izquierda y exhalas derecha. Inhalas derecha, tapas y exhalas izquierda. Esto es un ciclo
  • Realiza varios ciclos, los que necesites para sentirte a gusto, sin límite de tiempo
  • Intenta seguir el mismo tiempo de exhalación que de inhalación
  • Procura mantener la espalda lo más recta posible y que la cabeza no caiga hacia adelante

Consejo

Si notas que la respiración no está igualada en ambas fosas nasales, antes de proceder con Nadi Sodhana, haz lo siguiente: posiciona cada mano bajo la axila contraria, bien adentro, y simplemente respira con normalidad. Al cabo de un tiempo, la respiración se igualará

Hari Om Tat Sat

 

Foto: Designed by yanalya / Freepik

Volver arriba
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies